muerte de la pluma estilográfica

La muerte de la pluma estilográfica

la pluma estilográfica se echó a un lado para dejar paso al bolígrafo (bollpoint pen, en inglés), que irrumpió con fuerza en los años 60 del pasado siglo. (Ya hemos escrito mucho sobre el origen del bolígrafo). El bolígrafo presentaba un modelo de escritura más práctico que la pluma estilográfica. Perdía en glamour, cierto, pero ganaba en pragmatismo.

cómo coleccionar plumas estilográficas

Cómo coleccionar plumas estilográficas | Consejos de un gran experto

Así que empiezas por una pluma, y
luego viene otra, y otra. Las has visto en tiendas online, en la papelería del
barrio, en El Corte Inglés, en FNAC, en tiendas especializadas… No podrás
comprarte todas las que quieres, y posiblemente solo podrás hacerte con algunas
que no suban mucho de precio.

Vale, y cuando te das cuenta, ya tienes un nutrido número de plumas estilográficas en un hermoso estuche expositor.

pluamas estilográficas marcas

Marcas de plumas estilográficas (no demasiado conocidas pese a su calidad)

Parker, Lamy, Pelikan, Pilot, Montblanc, Waterman, Faber-Castell… Hasta el más desinteresado habrá oído hablar en alguna ocasión de estas plumas fuentes, y seguramente tendrá alguna de ellas en su escritorio. Son marcas de plumas estilográficas que han trascendido de las fronteras de los pequeños mercados y están disponibles con relativa (ojo, hemos escrito “relativa”) facilidad.

Tinta Diamine + pluma estilográfica Sheaffer 100

Pues bien, sin pretenderlo, de manera más o menos casual, he ido destinando una pluma y un tintero concretos para estos menesteres. Me refiero a la pluma estilográfica Sheaffer Ferrari 100 y la tinta Diamine. La pluma porque tiene un trazo vigoroso, ideal para estos trabajos, y la tinta porque ofrece un rojo no demasiado invasivo. No es de estos rojos llamativos que se abren camino a codazos en el texto. :–)

Bolígrafos Montblanc Pix, relativamente baratos

Nos pesa tenerlo que decir una vez más, pero es lo que toca: los artículos Montblanc (plumas estilográficas, bolígrafos, cuadernos…) son auténticas delicatesen, pero su alto precio no ayuda a que nos hagamos con ellos. Ya dijimos que, al contrario que otras marcas de artículos de escritura, Montblanc solo fabrica plumas estilográficas de lujo. Y eso se traduce inevitablemente en precios altos.

Leer más

Los capuchones de las plumas estilográficas

El capuchón de las plumas estilográficas. Se habla con mucha frecuencia de los plumines, un elemento fundamental en las plumas estilográficas, y no seremos nosotros quienes le quitemos importancia: no en vano ya le dedicamos un post a los plumines. Es solo que nos parece que el capuchón, siempre en un segundo término, merece también un hueco estelar en cuanto a plumas estilográficas se refiere.

Leer más

Montblanc solo fabrica plumas estilográficas de lujo

Escribir con pluma estilográfica es siempre un placer, y ni siquiera hay que hacer una gran inversión para ello. Muy al contrario, incluso las grandes marcas de estilográficas, marcas que tienen en el mercado útiles de escritura que pueden llegar a sobrepasar los mil euros, tienen a disposición de sus clientes modelos que cuestan unos pocos euros.

No es nuestra pretensión extendernos en este tema, pero baste poner de ejemplo la diferencia (en euros) entre la estilográfica Parker Duofold Travel Limited Edition (de lujo) y estas tres plumas baratas, también de Parker, que cuestan francamente poco dinero.

Leer más

estilográficas muy baratas

Plumas estilográficas muy baratas. ¿Conviene comprarlas?

En las tiendas online (Amazon, por ejemplo) y en muchas papelerías encontramos una gran variedad de plumas estilográficas a precios bajos, bajísimos. Hablo de estilográficas que cuestan 2 o 3 euros. ¿Conviene comprarlas?

Pues habría que responder individualmente, atendiendo a cada modelo de pluma. Hubo un tiempo en que yo compraba estas plumas, pero dejé de hacerlo porque mi experiencia con ellas no fue buena y al final se iban a acumulando por la casa estilográficas –de los bolígrafos, ni hablemos– que, por sus malas prestaciones, convertían la escritura manuscrita en una especie de tortura.

Leer más