pluamas estilográficas marcas

Marcas de plumas estilográficas (no demasiado conocidas pese a su calidad)

Parker, Lamy, Pelikan, Pilot, Montblanc, Waterman, Faber-Castell… Hasta el más desinteresado habrá oído hablar en alguna ocasión de estas plumas fuentes, y seguramente tendrá alguna de ellas en su escritorio. Son marcas de plumas estilográficas que han trascendido de las fronteras de los pequeños mercados y están disponibles con relativa (ojo, hemos escrito “relativa”) facilidad.

Pluma estilográfica Gothica Pen

Plumas estilográficas de lujo: Montblanc, Caran d’Ache, Aurora…

¿Le gustan a usted las plumas estilográficas? ¿Tiene 4.800 euros y no sabe qué hacer con ellos? Cómprese una pluma estilográfica. No es broma. Es lo que cuesta cada una de las 304 piezas de la colección de plumas estilográficas y bolígrafos diseñados por David Oscarson que rinden homenaje a la dinastía rusa de los Romanov.

No sabemos si estas plumas se han agotado, pues se pusieron a la venta el pasado año, coincidiendo con la Revolución rusa (que acabó precisamente con el último zar Romanov, Nicolás II). Lo que sabemos es que se trata de una colección de cuatro modelos artesanales en cuatro colores: rubí, esmeralda, azul cielo y zafiro.

Leer más

Plumas estilográficas baratas

Plumas estilográficas baratas

Escribía hace poco sobre el ladrón al que pillaron en Valencia con un botín de once plumas estilográficas de gran valor. No es de extrañar ese afán por lo ajeno en cuanto a plumas se refiere: algunas de ellas son verdaderamente caras. Es el caso –en mayor o menor medida– de las plumas estilográficas incautadas en su domicilio: Montblanc, Dupont, Cartier, Parker, Cross, Waterman…

Pero no todas las plumas estilográficas son caras. De hecho, algunas son baratas, muy baratas incluso. Obviamente, son plumas a las que no podemos pedir más que funcionalidad –que no es poca cosa. Aquí no estamos hablando de plumas para coleccionistas ni para hacer una inversión ni para epatar a los invitados. Son, simplemente, plumas para escribir. Una Caran D’Ache, sin ir más lejos, puede costarte más de mil euros. Se dice pronto…

Leer más