madame bovary

Fragmentos inéditos de Madame Bovary

El traductor incluyó los fragmentos inéditos como apéndice (y se explica el lugar exacto que ocupaban en el manuscrito) en la nueva edición de Madame Bovary que en breve vería la luz en Siruela. Pero como la publicación se estaba retrasando (la editorial quería hacerla coincidir con el estreno de la enésima versión cinematográfica de la obra), Armiño decidió pasarle el material como aperitivo a la Revista Turia, con la que colabora habitualmente.

relatos cortos de Nogales y Nogales

Dos relatos cortos de José Nogales Nogales

Nuestro colaborador Ernesto Bustos Garrido nos presenta hoy la figura del escritor José Nogales  Nogales, a quien se suele integrar en la Generación del 98y que no ha tenido el mismo reconocimiento de otros escritores de su tiempo quizá por culpa de su muerte temprana.

Además, podéis leer dos narraciones representativos de este autor: «Las tres cosas del tío Juan» y «Cenizas de carnaval».

 

Leer másDos relatos cortos de José Nogales Nogales

cuento en una novela de Edmundo Paz Soldán

Un cuento en una novela de Edmundo Paz Soldán

La materia del deseo  es la quinta novela del escritor boliviano  Edmundo Paz Soldán, que ejerce como profesor de literatura en la Universidad de Cornell USA. En esta novela reúne la suma de las características de un thriller que nos recuerda cómo la literatura puede abarcar todo el arco iris de cualquier vida, sin perder su credibilidad. 

Leer másUn cuento en una novela de Edmundo Paz Soldán

El primer cuento que publicó Salinger

Jerry, como le decían en la familia, apenas consiguió el éxito, buscó un lugar de residencia donde no llegara nadie. Eligió una localidad remota llamada Cornish. Puso vallas altas y electricidad en los cierros. Detestaba a los periodistas. Esta actitud desató una furia reporteril por adentrarse en su vida, en su pasado y en su presente, ¡y vaya si se encontró leña para poner en la estufa! Por ejemplo, se descubrió que le gustaban las jovencitas. Tenía arte para seducir a chicas casi niñas. Era gruñón y hasta un poco autista. Siempre se acercó a las corrientes esotéricas, practicó el budismo zen y de mayor adoptó el rito de beberse su propia orina. Esto no era una excentricidad, sino una filosofía de vida.

Leer másEl primer cuento que publicó Salinger

Andrés Neuman

Andrés Neuman. El arte de decir mucho sin decirlo todo

El circunstancialismo narrativo es una forma de escritura donde no existe una historia convencional con un comienzo, un medio, y un final, al estilo de los episodios clásicos. Se parece más a una disquisición oratoria, a una vaga elucubración de circunstancias donde el personaje no protagoniza nada importante, y donde ni siquiera hay una trama visible. Es “una historia” hecha a retazos, con movimientos casi inexistentes, donde más que un cuerpo en acción es la mente del protagonista lo que se mueve por aquí y por allá, en zonas oscuras, dando lugar así a una especie de historia o un sueño mal hilvanado y poco recordado.

Leer másAndrés Neuman. El arte de decir mucho sin decirlo todo

Cuatro escritores famosos que desaparecieron misteriosamente

Nubes y confusos episodios envuelven las vidas de cuatro escritores famosos: Agatha Christie, Ambrose Bierce, Rodolfo Walsh y Edgard Allan Poe.

Un reportaje de Ernesto Bustos Garrido, siempre atento a esas curiosidades literarias que tanto nos gustan.

Al final del texto os remitimos a uno de los cuentos de Ambrose Bierce, que podría ser considerado una premonición de su muerte.

Como nos cuenta Bustos Garrido, «en el mes de diciembre se registra malamente su salida hacia México a través de El Paso. Su intención habría sido unirse a las fuerzas revolucionarias de Pancho Villa. No se sabe si para combatir o si para reportar el conflicto». Y nunca más se supo de él…

Leer másCuatro escritores famosos que desaparecieron misteriosamente

La locura de Edgar Allan Poe

“La víspera del 26 de septiembre de 1848, Edgar Allan Poe se detuvo en Richmond (Virginia) para visitar al médico John Carter, quien le recetó un medicamento a fin de paliar la fiebre alta que sufría. A continuación cruzó la calle y cenó en un local próximo. Sin darse cuenta se llevó con él el bastón con estoque del médico.

Poe iba a embarcarse en un vapor rumbo a Baltimore. Esta ciudad sería la primera escala en su viaje a Nueva York, donde tenía asuntos que atender. El barco zarpaba a las cuatro de la mañana del día siguiente y el trayecto duraría unas veinticinco horas.

Leer másLa locura de Edgar Allan Poe