Relato corto de Rubem Fonseca: Relato de acontecimiento

Volvemos con un relato corto del escritor y cineasta brasileño Rubem Fonseca, de quien ya leímos el cuento “Paseo nocturno”.

En la narración de hoy, Ruben Fonseca nos entrega un relato escena: un autobús que circula por un puente choca con una vaca. El accidente es observado por algunos vecinos…

En esta historia el narrador apenas presenta a los personajes ni hace disquisiciones sobre los hechos: se limita a contar el suceso, dejando que sean los propios actores quienes nos tramitan su circunstancia mediante sus palabras y sus acciones.

La figura de Rubem Fonseca —autor, entre otros libros, de El salvaje de la ópera— ha sido un misterio para sus lectores. Salvo sus amigos, nadie sabe gran cosa de él. Y sus amigos, en todo caso, saben lo mismo de su obra que sus lectores. “Es muy esquivo”, señala Felipe Ehrenberg, quien fuera agregado cultural de la embajada de México en Brasil. “Rubem habla mucho, pero habla muy poco de él. Nunca se promueve”, remata la editora Lourdes Hernández Fuentes, una de sus grandes amigas. “Ahora, no es una persona cerrada”, aclara. “Lo único que tiene es miedo de la idea de celebridad. Me platicaba que las veces que iba a un restaurante con Chico Buarque les daban una mesa aislada, pero las personas comían volteando hacia ellos para no perder un solo gesto de Buarque ‘¿Entonces, qué clase de escritor sería yo si no pudiera observar, porque me están observando?’, me decía”. Rubem Fonseca, el salvaje de las letras 

Relato corto de Rubem Fonseca: Relato de acontecimiento

En la madrugada del día 3 de mayo, una vaca marrón camina por el puente del río Coroado, en el kilómetro 53, en dirección a Río de Janeiro.

Un autobús de pasajeros de la empresa Única Auto Ómnibus, placas RF 80-07-83 y JR 81-12-27, circula por el puente del río Coroado en dirección a São Paulo.

Cuando ve a la vaca, el conductor Plínio Sergio intenta desviarse. Golpea a la vaca, golpea en el muro del puente, el autobús se precipita al río.

Encima del puente la vaca está muerta.

Debajo del puente están muertos: una mujer vestida con un pantalón largo y blusa amarilla, de veinte años presumiblemente y que nunca será identificada; Ovídia Monteiro, de treinta y cuatro años; Manuel dos Santos Pinhal, portugués, de treinta y cinco años, que usaba una cartera de socio del Sindicato de Empleados de las Fábricas de Bebidas; el niño Reinaldo de un año, hijo de Manuel; Eduardo Varela, casado, cuarenta y tres años.

El desastre fue presenciado por Elías Gentil dos Santos y su mujer Lucília, vecinos del lugar. Elías manda a su mujer por un cuchillo a la casa. ¿Un cuchillo?, pregunta Lucília. Un cuchillo, rápido, idiota, dice Elías. Está preocupado. ¡Ah!, se da cuenta Lucília. Lucília corre.

Aparece Marcílio da Conceição. Elías lo mira con odio. Aparece también Ivonildo de Moura Júnior. ¡Y aquella bestia que no trae el cuchillo!, piensa Elías. Siente rabia contra todo el mundo, sus manos tiemblan. Elías escupe en el suelo varias veces, con fuerza, hasta que su boca se seca.

Buenos días, don Elías, dice Marcílio. Buenos días, dice Elías entre dientes, mirando a los lados, ¡este mulato!, piensa Elías.

Qué cosa, dice Ivonildo, después de asomarse por el muro del puente y ver a los bomberos y a los policías abajo. Sobre el puente, además del conductor de un carro de la Policía de Caminos, están solo Elías, Marcílio e Ivonildo.

La situación no está bien, dice Elías mirando a la vaca. No logra apartar los ojos de la vaca.

Es cierto, dice Marcílio.

Los tres miran a la vaca.

A lo lejos se ve el bulto de Lucília, corriendo.

Elías volvió a escupir. Si pudiera, yo también sería rico, dice Elías. Marcílio e Ivonildo balancean la cabeza, miran la vaca y a Lucília, que se acerca corriendo. A Lucília tampoco le gusta ver a los dos hombres. Buenos días, doña Lucília, dice Marcílio. Lucília responde moviendo la cabeza. ¿Tardé mucho?, pregunta, sin aliento, al marido.

Elías asegura el cuchillo en la mano, como si fuera un puñal; mira con odio a Marcílio e Ivonildo. Escupe en el suelo. Corre hacia la vaca.

En el lomo es donde está el filete, dice Lucília. Elías corta la vaca.

Marcílio se acerca. ¿Me presta usted después su cuchillo, don Elías?, pregunta Marcílio. No, responde Elías.

Marcílio se aleja, caminando de prisa. Ivonildo corre a gran velocidad.

Van por cuchillos, dice Elías con rabia, ese mulato, ese cornudo. Sus manos, su camisa y su pantalón están llenos de sangre. Debiste haber traído una bolsa, un saco, dos sacos, imbécil. Ve a buscar dos sacos, ordena Elías.

Lucília corre.

Elías ya cortó dos pedazos grandes de carne cuando aparecen, corriendo, Marcílio y su mujer, Dalva, Ivonildo y su suegra, Aurelia, y Erandir Medrado con su hermano Valfrido Medrado. Todos traen cuchillos y machetes. Se echan encima de la vaca.

Lucília llega corriendo. Apenas y puede hablar. Está embarazada de ocho meses, sufre de helmintiasis y su casa está en lo alto de una loma. Lucília trajo un segundo cuchillo. Lucília corta en la vaca.

Alguien présteme un cuchillo o los arresto a todos, dice el conductor del carro de la policía. Los hermanos Medrado, que trajeron varios cuchillos, prestan uno al conductor.

Con una sierra, un cuchillo y una hachuela aparece João Leitão, el carnicero, acompañado por dos ayudantes.

Usted no puede, grita Elías.

João Leitão se arrodilla junto a la vaca.

No puede, dice Elías dando un empujón a João. João cae sentado.

No puede, gritan los hermanos Medrado.

No puede, gritan todos, con excepción del policía.

João se aparta; a diez metros de distancia, se detiene; con sus ayudantes, permanece observando.

La vaca está semidescarnada. No fue fácil cortar el rabo. La cabeza y las patas nadie logró cortarlas. Nadie quiso las tripas.

Elías llenó los dos sacos. Los otros hombres usan las camisas como si fueran sacos.

El primero que se retira es Elías con su mujer. Hazme un bistec, le dice sonriendo a Lucília. Voy a pedirle unas papas a doña Dalva, te haré también unas papas fritas, responde Lucília.

Los despojos de la vaca están extendidos en un charco de sangre. João llama con un silbido a sus auxiliares. Uno de ellos trae un carrito de mano. Los restos de la vaca son colocados en el carro. Sobre el puente solo queda una poca de sangre.

Visita nuestra sección de relatos cortos.

Un cuento con final inesperado: Corazones solitarios


 

Artículo de escritura recomendado

Bolígrafo Waterman Hemisphere

  • Por su elegante diseño.
  • Por la calidad de sus materiales.
  • Porque tiene un trazo firme y seguro, y el bolígrafo se agarra con suavidad.
  • Porque se envía en una caja atractiva, lo cual lo convierte en un buen regalo.
  • Porque la marca Waterman es garantía de calidad.

✅ Waterman Hemisphere - Bolígrafo de bola en caja de regalo (mecanismo de... 

 

Libros más vendidos de Rubem Fonseca en Amazon

RebajasBestseller No. 1
Cuentos Completos 1
Rubem Fonseca - Editor: LUIV4 - Tapa blanda: 580 páginas
18,47 EUR - 0,92 EUR 17,55 EUR
RebajasBestseller No. 2
Vastas emociones y pensamientos imperfectos (Gebara)
Rubem Fonseca - Editor: Txalaparta, S.L. - Edición no. 1 (09/01/2018) - Tapa blanda: 344 páginas
18,90 EUR - 0,95 EUR 17,95 EUR
RebajasBestseller No. 3
Gran arte, el (Gebara)
Rubem Fonseca - Editor: Txalaparta - Tapa blanda: 398 páginas
19,60 EUR - 0,98 EUR 18,62 EUR
RebajasBestseller No. 4
Cuentos Completos 2
Rubem Fonseca - Editor: LUIV4 - Tapa blanda: 512 páginas
18,47 EUR - 0,92 EUR 17,55 EUR

Artículos relacionados

Última actualización el 2019-01-19 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Plumas estilográficas | Bolígrafos | Estilógrafos | Diccionarios | Libros | Moleskine


Suscríbete para recibir nuestras novedades una vez por semana

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.