Cuento tradicional cubano: La lotería

Este es un cuento que se suele contar en Cuba a los niños para transmitirles buenos valores. No vamos a contar más, para no revelar de qué va la historia. Eso sí, como su propio título indica, tiene mucho que ver con un premio de lotería…

Rollerball Pen de Scriveiner - Bolígrafo Roller de Gama Alta con Acabado en Oro...
  • DISFRUTE DE LA SENSACIÓN DE UN AUTÉNTICO BOLÍGRAFO DE LUJO EN SU MANO – Estupendo y lujoso bolígrafo rollerball de Scriveiner. Fabricado en metal con...
  • PLASME SUS PENSAMIENTOS SIN DIFICULTAD – Utilizamos el sistema de tinta líquida alemán de Schmidt, que hace que su bolígrafo se deslice suavemente...
  • IMPRESIONE A SUS COMPAÑEROS Y SERES QUERIDOS – El bolígrafo viene en una bonita caja que hace que sea el regalo perfecto. Ya sea como un bolígrafo...
  • TRANSMITE ELEGANCIA, SOFISTICACIÓN Y UN LUJO SUTIL – Los bolígrafos Scriveiner son diseñados en Londres y, por tanto, cuentan con las cualidades...
  • COMPRE CON TOTAL CONFIANZA – Ofrecemos un gran servicio al cliente y una garantía de devolución del 100%. Nuestros clientes son la razón de todo lo...

Relato infantil tradicional cubano: La lotería

Había una vez un campesino que vivía en la isla de Cuba al que le gustaba mucho jugar a la lotería. Estaba convencido de que algún día le tocaría, así que cada semana sellaba un boleto. Sin embargo, la suerte no parecía llegar. Aun así, no se desanimó.

Una calurosa mañana de verano, el campesino fue a sellar su boleto de lotería, como cada semana, pero ese día tuvo un presentimiento: estaba seguro de que al fin le iba a tocar el premio. Así que, sin pensárselo más, destinó todo su dinero a comprar muchas papeletas del mismo número, seguro de que de esta forma iba a recoger muchas más ganancias.

Al llegar a su casa, le advirtió a su mujer: 

–Esta tarde dirán el número de la lotería. Me va a tocar, así que pronto me verás aparecer con un coche lujoso. En cuanto me veas aparecer en coche y no andando, entra en casa y tira todo lo que encuentres viejo y feo. ¡Decoraremos de nuevo nuestra nueva casa!

Y esa misma tarde, el campesino se dirigió muy contento hacia la administración de lotería, seguro de poder recoger el premio. Por el camino, iba imaginando cómo sería su nueva vida de millonario: zapatos nuevos, toda la ropa que deseara, el mejor coche y una casa más lujosa y grande…

Su mujer, mientras, se quedó en la casa, esperando a que su marido llegara con el premio. La señal era el coche: si su marido regresaba en un coche lujoso, es porque les habría tocado la lotería. Así que rogó para sus adentros: “Por favor, que se cumplan nuestros sueños y mi marido regrese en un coche y no andando”. 

Al poco rato, la mujer vio a lo lejos un coche rojo muy lujoso que se dirigía hacia su casa. Vio con esfuerzo que su marido iba dentro, gritando algo que no conseguía escuchar. Agitaba con fuerza los brazos, y ella pensó que sí, por fin, les había tocado la lotería. 

Estaba tan contenta, que decidió hacer lo que su marido le dijo antes de irse: 

–En cuanto veas que llego en un coche lujoso, será señal de que nos ha tocado la lotería. Tira y rompe todo lo viejo y lo que no te guste, porque vamos a cambiar de vida. 

Dicho y hecho, la mujer comenzó a romper todo lo que consideró viejo: vajillas, sábanas, ollas para cocinar… Y pronto llenó la basura y vació la casa. 

La mujer ya soñaba con decorar la casa con objetos nuevos y lujosos. Hasta que apareció su marido por la puerta, acompañado de un hombre que no conocía, pero que vestía con ropas lujosas y olía a perfume del caro. Su marido, en cambio, estaba despeinado, lleno de golpes y andaba con la ayuda de dos muletas. 

–¿Pero qué te ha pasado? –preguntó asustada.

–Verás –contestó el marido–, iba andando de regreso a casa cuando este hombre me atropelló con su coche…

–¿Y por qué gritabas y movías los brazos así? ¡Pensé que nos había tocado la lotería!

–Gritaba: ¡No tires nada, que no nos ha tocado la lotería y además tengo algún hueso roto!

Totalmente desolada, la mujer se cayó de golpe sobre el sofá, y miró de reojo la casa vacía. Sus ansias e impaciencia le habían jugado una mala pasada.

El punto y coma. 3 usos habituales (con ejemplos)

Aprende a escribir una novela paso a paso (curso online)

Cientos de relatos cortos en Telegram

Artículos relacionados

Última actualización el 2021-09-09 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Plumas estilográficas | Bolígrafos | Estilógrafos | Diccionarios | Libros | Moleskine | Cuadernos | Montblanc

Suscríbete para recibir las novedades una vez por semana

(Nota: narrativabreve.com participa en el programa de afiliados de Amazon, y como tal se lleva una pequeña comisión por cada compra que el cliente haga en Amazon después de entrar por alguno de nuestros enlaces).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ESCRIBIR Y CORREGIR participa en el programa de afiliados de Amazon, y como tal se lleva una pequeña comisión por cada compra que el cliente haga en Amazon después de entrar por alguno de nuestros enlaces.