Dos relatos cortos sobre la suerte

Miguel Bravo Vadillo (Badajoz, 1971) es poeta y narrador. Ha publicado algunos de sus textos literarios en la colección El vuelo de la palabra (Ayuntamiento de Badajoz), formó parte de la 4ª entrega de 3X3 Colección de poesía, dirigida por Antonio Gómez (Editora Regional de Extremadura), colaboró con la revista de cine Versión Original durante cuatro años y … Leer más

Aurora, una gran pluma estilográfica de entreguerras

Aurora, una gran pluma estilográfica de entreguerras

Aurora es una de las marcas de plumas estilográficas con mayor prestigio. Fue fundada en Turín en 1919 por Isaías Levi con el objetivo de competir con las primeras marcas extranjeras (americanas e inglesas, sobre todo). No era una época fácil: el mundo acababa de salir de la I Guerra Mundial y no tardaría mucho en meterse en la II Guerra Mundial.

el fin del mundo

El fin del mundo

Sería difícil encontrar a alguien que no haya fabulado alguna vez con la extinción del planeta. Llevamos en nuestros genes el instinto de supervivencia, de ahí que el fin de todo sea un pensamiento recurrente.

El cine y la literatura, sabedores de que este tema nos angustia tanto como nos apasiona, nos han ofrecido diversas modalidades de apocalipsis de la mano de los extraterrestres, un meteorito gigante, la sed o la hambruna. Cansados de esperar, otros vieron una oportunidad de oro de pasarlas canuta con el cambio de milenio, y no pocos mandaron construir un búnker, esa edificación subterránea que simboliza nuestra afición por las catástrofes y nuestros deseos –pese a todo– de salir vivos de ellas. Otros se dejaron llevar de los aztecas y pensaron que el mundo tenía fecha de caducidad: el 21 de diciembre de 2012.

Leer másEl fin del mundo

Relato corto de Alphonse Daudet

Relato corto de Alphonse Daudet: La última clase

Aquella mañana me había retrasado más de la cuenta en ir a la escuela, y me temía una buena reprimenda, porque, además, el señor Hamel nos había anunciado que preguntaría los participios, y yo no sabía ni una jota. No me faltaron ganas de hacer novillos y largarme a través de los campos.

¡Hacía un tiempo tan hermoso, tan claro! Se oía a los mirlos silbar en la linde del bosque, y en el prado Rippert, tras el aserradero, a los prusianos que hacían el ejercicio. Todo esto me atraía mucho más que la regla del participio; pero supe resistir la tentación y corrí apresuradamente hacia la escuela.

Al pasar por delante de la Alcaldía vi una porción de gente parada frente al tablón de anuncios. Por él nos venían desde hacía dos años todas las malas noticias, las batallas perdidas, las requisiciones, las órdenes de la Kommandature, y, sin pararme, me preguntaba para mis adentros: “¿Qué es lo que todavía puede ocurrir?”.

Leer másRelato corto de Alphonse Daudet: La última clase