Lectura literaria en el taller de escritura de la cárcel de Badajoz

lectura literaria
Idoia López Riaño, la Tigresa

Hace ocho o nueve años hice una lectura en la cárcel de Badajoz para un grupo de presos que asistían a un taller de literatura. Como leí textos intimistas y desnudos que rescataban los momentos más oscuros de mi vida, los presos me identificaron como uno de los suyos (joder, no sé si esto suena bien o mal, pero fue así) y se volcaron en la lectura. Me llegaron a preguntar incluso si alguna vez había pensado en suicidarme. (Ahora que lo pienso, debería haber compaginado los textos «intensos» con algunas de mis humoradas literarias, para rebajar el tono).

Leer más

Historias sencillas y conmovedoras

Historias sencillas
Fotograma de la película Entre copas

Si tuviera que hacer un listado con mis diez películas favoritas, citaría en primer lugar El apartamento (Billy Wilder, 1960) y Entre copas (Alexander Payne, 2004). Y ya habría tiempo después para hurgar en mi corazoncito hasta dar con las ocho restantes.

Supongo que a ningún cinéfilo le habrá dado por asociar ambas películas (más allá de su calidad cinematográfica), pero me ocurre que cuando veo El apartamento pienso en Entre copas y cuando veo Entre copas pienso en El apartamento. Casi medio siglo media entre una y otra, pero quién lo diría. La soledad que aflige a sus personajes, varones de clase media con estigma de taciturna marginalidad, es, creo, el invisible nexo de unión de estas –para mí– dos primas hermanas.

Leer más

Fernán Caballero, una literatura entre pantalones y faldas

 

Fernán Caballero
Cecilia Böhl de Faber (Fernán Caballero)

Cecilia Böhl de Faber es una de esas escritoras que saltaron a la palestra llevando un nombre de varón. Ella escogió –no se sabe muy bien cómo y por qué– el de Fernán Caballero (1796–1877). Toda su obra está bajo el alero de ese “alias”.

Le preguntaron cierta vez por qué ese seudónimo, y ella respondió: “Me gustó ese nombre por su sabor antiguo y caballeresco, y sin titubear un momento lo envié a Madrid, trocando para el público, mis modestas faldas de Cecilia por los castizos calzones de Fernán Caballero”, Después el público en general creyó realmente que se trataba de un escritor en vez de una escritora.

Nació en Morges, Suiza, y se educó en Alemania. Era hija del hispanista Juan Nicolás Böhl de Faber, al que los negocios familiares le llevaron a vivir a Cádiz y en esta ciudad fijó su residencia. Cecilia recibió una educación clásica y llegó a España alrededor de 1813. Aprendió varios idiomas, entre ellos el italiano, el francés, el inglés, el español y el alemán. Pasó el resto de su vida en Andalucía, donde están ambientadas todas sus obras.

Leer más

Una historia real sobre el signo de interrogación (?)

la tienda de los sueños, Amazon¿Crees que un simple signo de interrogación (?) aislado, sin texto antes ni después, puede causar pavor? Pues depende de quién lo escriba. Si es Jeff Bezos quien lo hace y tú eres uno de sus muchos empleados, agárrate. (Recordemos que Bezos es el dueño de Amazon, la mayor tienda online del mundo).

Resulta que Bezos tiene fama de ser un jefe inflexible e impaciente, dictatorial e incapaz de delegar, y que cuando envía un email con un asunto titulado simplemente ?, la contestación de quien lo recibe ha de ser urgente y del agrado del jefazo. O al menos eso es lo que cuenta su mujer. Y así lo recoge Brad Stone en su libro La tienda de los sueños.

Leer más

¿Qué es un copywriter?

La palabra anglosajona copywriter se ha puesto irremediablemente de moda en los últimos años. Escribo “irremediablemente” porque, bien mirado, no nos costaría demasiado referirnos a esta profesión usando alguna voz española. Pero, ay, sería tan aburrido que los hispanohablantes diéramos prioridad al español frente al inglés, ¿verdad?

Leer más

Así nació La barraca, la famosa novela de Blasco Ibáñez

La barraca, la novela más universal de Vicente Blasco Ibáñez, encierra en su accidentada génesis otra novela. La barraca es un libro que podría fácilmente haber quedado en un cajón, pero el azar –o quizá el destino– tiene sus propias leyes.

No te pierdas esta aventura, narrada por Ernesto Bustos Garrido con la participación del propio Blasco Ibáñez, que relata su odisea en el prólogo del libro.

Leer más

Lectores en busca de autor. ¿Dónde empieza y dónde termina la autobiografía a la hora de crear personajes?

 

Siento defraudar ligeramente a determinados lectores al confesar que, si bien los personajes que habitan mis escritos pudieran estar en ocasiones inspirados remotamente en personas de carne y hueso, no se da nunca el caso de que esa inspiración sea tan rotunda como para que alguien pueda sentirse ofendido. Escribo “ligeramente” porque no creo que consiga defraudarles del todo.

Leer más

Los peligros de la mala escritura

Los peligros de la mala escritura

«La caligrafía surgió en la oscuridad de las cuevas hace al menos 50.000 años. Cuando una de esas formas pintadas en las paredes logró expresar algo concreto para la comunidad surgió el primer signo, y cuando este se unió a otros fue posible la primera lectura. El origen del alfabeto como tal se reduce a un puñado de trazos utilizados para tomar notas de registro por los funcionarios del Imperio Medio de Egipto hacia el año 1850 antes de Cristo. Nuestro propio alfabeto procede de la escritura de los fenicios, que habitaban en ciudades costeras del actual Líbano como Tiro, Beirut, Sidón y la misma Biblos, la principal exportadora de papiro del mundo antiguo y a quien debemos la palabra biblioteca».

El monje de la mala letra, Ignacio Rubio, El País.

Leer más

Escribir en el siglo XXI

Escribir en el siglo XXI
Escritor Mariano José de Larra

“Escribir en Madrid es llorar”, dijo Larra  cargado de razón. Que me lo digan a mí, que ayer cobré un mísero talón de Amazon por la mísera venta de mis libros digitales y el banco se ha quedado con la mitad del importe (todo era mísero menos la comisión). No entiendo el hambre de escribir ficción que está proliferando en este país en los últimos años. La escritura creativa es una válvula de escape que promete mucho pero que acaba concediendo poco. Queda demostrado –al menos en el caso de este pobre mortal– que el sacrificio de concebir, escribir y pulir historias primero, y de editarlas en formato digital después, no ha servido sino para engrosar las cuentas de esos grandes banqueros a quienes costeamos sus millonarias tarjetas oscuras.

Leer más

ESCRIBIR Y CORREGIR participa en el programa de afiliados de Amazon, y como tal se lleva una pequeña comisión por cada compra que el cliente haga en Amazon después de entrar por alguno de nuestros enlaces.