Breve apunte sobre Tolkien

No revelo ninguna novedad al señalar la sutil barrera que separa al amante de la “lectura alternativa” del lector de la “literatura de adultos”. Salvo honrosas excepciones, no es habitual que los primeros se interesen –valgan los ejemplos– por el teatro de Shakespeare, las novelas de Bashevis Singer o los cuentos de Raymond Carver. Tampoco los seguidores de lo que ha venido a llamarse pomposamente la Gran Literatura suelen prestar demasiada atención al género fantástico, que va desde la novela épica a la ciencia-ficción pasando por la novela ciberpunk. Sin embargo, a veces surge un libro que une a lectores de uno y otro signo. Ése podría ser el caso de El señor de los anillos, de J.R.R Tolkien, profesor de Oxford y especialista en literatura medieval. Tolkien labró el camino a ese mundo mitológico de hobbits, elfos y hombres ya desde su primera publicación, El Hobbit (1937), que escribió para sus hijos, entonces unos niños.

Añadamos un tercer lector –digamos– cinematográfico, que se ha adentrado en la escenificación de la lucha entre el bien y el mal creada por Tolkien pasando por el filtro creativo de Peter Jackson, que dedicó una exitosa trilogía a El Señor de los Anillos.

El deber, la lealtad, la amistad, el amor, el heroísmo, la vida y la muerte, en definitiva, campan por las páginas de este clásico de la literatura. Una obra que, más allá de su carácter maximalista, nos ofrece una historia llena de valores universales que ha sabido trascender el paso del tiempo.

Francisco Rodríguez Criado

Artículos relacionados

Última actualización el 2019-01-19 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.