Abelardo Catillo, toda una vida tecleando ficción

Gracias a la importancia de “El escarabajo de oro”, un ya consagrado Julio Cortázar lo buscó para compartir sueños e ideas. Durante años los unió una profunda amistad hasta que el autor de “Rayuela” desapareció. En 1993 le fue otorgado a Castillo el Premio Nacional “Esteban Echeverría” por el conjunto de su obra, y en 1994 el Premio Konex de Platino, otorgado por la Fundación Konex, al mejor cuentista argentino del quinquenio 1989-1993. En 2007 recibió el Premio Casa de las Américas de Narrativa “José María Arguedas” por “El espejo que tiembla”. E.B.G

Abelardo Catillo, toda una vida tecleando ficción

Por Ernesto Bustos Garrido

En mayo pasado falleció el escritor argentino Abelardo Castillo. Tenía 82 años. De estos debe de haber ocupado al menos 75 en la escritura. Inventó cuentos; hizo varias novelas; compuso algunas piezas de teatro e incursionó, profusamente, en el periodismo literario. Fue un intelectual de compromiso a tiempo completo, y cuando se dice esto es porque toda su vida la puso al servicio de las causas nobles; luchó a brazo partido contra la injusticia, el abuso del poder y las maquinaciones políticas y de los grupos de poder, que en Argentina son más perniciosos que veinte bombas sobre Hiroshima.

Trabajó incansablemente en darle a la literatura el lugar que se merece. Pensaba al igual que Milan Kundera que la novela Don Quijote de la Mancha fue la obra fundacional de la era moderna; que Cervantes y Diderot son los pilares de esta nueva visión del mundo, cuando el Creador se cansó de estar entre los hombres para mediar en sus querellas y mezquindades. Pensaba también que la literatura y la novela específicamente eran lo único importante después del surgimiento del Hombre.

Abelardo Castillo, impulsor de revistas literarias

De su bolsillo y con apoyo de muchos amigos fundó varias revistas para divulgar a los escritores emergentes. De su inventiva y tesón son las publicaciones “El Grillo de papel” “El Ornitorrinco” y “El escarabajo de oro”. El “Grillo de papel” partió siendo una publicación sólo literaria, pero al poco se convirtió en una punzante revista de opinión, donde escribieron las plumas más destacadas de la nueva literatura argentina.

Abelardo Castillo
Escritor Abelardo Castillo

La primera, “El Grillo de papel”, la fundó junto a Arnoldo Liberman, Humberto Constantini, Oscar Castello y Víctor García Robles, pero el presidente Arturo Frondizi (un radical moderado) la clausuró en 1960. Después, junto a una jovencísima Liliana Heker, sacó “El escarabajo de oro” que duró hasta 1974. Dos años después ya estaba trabajando en la revista “El Ornitorrinco”, de nuevo junto a Liliana Heker y a Sylvia Iparraguirre, con quien se casó un poco después. Esta publicación sobrevivió hasta 1985, cuando la dictadura militar instaurada el 24 de mayo de ese mismo año la hizo desaparecer.

Gracias a la importancia de “El escarabajo de oro”, un ya consagrado Julio Cortázar lo buscó para compartir sueños e ideas. Durante años los unió una profunda amistad hasta que el autor de “Rayuela” desapareció. En 1993 le fue otorgado a Castillo el Premio Nacional “Esteban Echeverría” por el conjunto de su obra, y en 1994 el Premio Konex de Platino, otorgado por la Fundación Konex, al mejor cuentista argentino del quinquenio 1989-1993. En 2007 recibió el Premio Casa de las Américas de Narrativa “José María Arguedas” por “El espejo que tiembla”.

Su obra se ha traducido  al inglés, francés, italiano, alemán, ruso y polaco.

Abelardo Castillo había nacido en Buenos Aires, el 27 de marzo de 1935. La familia se trasladó inmediatamente a San Pedro, donde el escritor vivió hasta los diecisiete años, y en 1952 regresó a Buenos Aires.

A fines de los años 50 publicó su primer cuento, “Volvedor”, con el cual ganó un concurso de la revista “Vea y Lea”. En plena madurez creó un taller literario que funcionaba en el living de su casa. Varias celebridades de hoy asistieron a esa instancia de aprendizaje. La más destacada fue, quizá, Liliana Heker.

Cuento de terror de Abelardo Castillo: Los vecinos golpean


cuentosErnesto Bustos Garrido (Santiago de Chile), periodista, se formó en la Universidad de Chile. Al egreso fue profesor en esa casa de estudios; también en la Pontificia Universidad Católica de Chile y en la Universidad Diego Portales. Ha trabajado en diversos medios informativos, televisión y radio, fundamentalmente en el diario La Tercera de la Hora como jefe de Crónica y editor jefe de Deportes. Fue director de los diarios El Correo de Valdivia y El Austral de Temuco. En los sesenta fue Secretario de Prensa del Presidente Eduardo Frei Montalva. En los setenta, asesor de comunicaciones de la Rectoría de la U. de Chile, y gerente de Relaciones Públicas de Ferrocarriles del Estado. En los ochenta fue editor y propietario de las revistas Sólo Pesca y Cazar&Pescar. Desde fines de los noventa intenta, quizá tardíamente, transformarse en escritor.


Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.